Blogia
García y Adell

Las corridas de pollos por el Jiloca

Las corridas de pollos por el Jiloca
Carrera de pollos de Calamocha. Archivo Centro de Estudios del Jiloca.
Foto cedida por Mª Jesús Benito Layunta
*
Artículo publicado en la revista Cuadernos de Etnología, 21, Centro de Estudios del Jiloca, págs. 21-44 ~ 2008 ~ISSN: 1136-8209

José Antonio Adell Castán y
Celedonio García Rodríguez


Las carreras pedestres o de pollos, propiamente dichas, tienen su ámbito en la Comunidad Autónoma de Aragón y zonas limítrofes o en contacto con la misma. Su nombre proviene de los premios que se entregaban a los primeros clasificados de la carrera pedestre. Habitualmente, el vencedor recibía tres pollos; el segundo, dos, y el tercero, uno. Al cuarto, en unos lugares, o al último, en otros, le entregaban una cebolla. La hortaliza era un premio humillante, pero también se convirtió en un premio apetecible en los años de posguerra.

Se desarrollan en un ambiente lúdico-festivo que se encuadra en de las fiestas patronales y de cofradías de los diferentes lugares. La corrida de pollos, generalizada por toda la geografía aragonesa, se ha configurado conservando unas formas propias en su desarrollo, con pequeñas variantes que enriquecen las costumbres locales y comarcales.

Aspectos ambientales de las corridas de pollos

Antaño, la proximidad de la fiesta despertaba un nerviosismo entre los corredores que se preparaban para la carrera. Los nombres de los afamados corredores locales y forasteros circulaban de boca en boca. Las gentes recordaban con admiración la carrera del año anterior. Se relataban las hazañas de cada contendiente, incluso se tendían apuestas que confirmaban la agilidad y destreza del favorito.

Unas veces la corrida tenía lugar a la salida de misa. Los seis pollos, por lo general, colgaban de las púas del bieldo situado en la puerta de la Iglesia. El vencedor era el primero que tocaba, en la meta, el bieldo u horca empenachada de pollos. Las autoridades, que presidían la corrida, eran las encargadas de conceder los premios y de velar por el buen desarrollo de la prueba.

En otras ocasiones se disputaba después de comer. El público y corredores se dirigían al lugar de la corrida. Los participantes en la corrida se despojaban de sus ropas y tras efectuarse la salida los corredores partían descalzos o con sandalias, en calzoncillos y con camisa o camiseta; muchos corrían con un pañuelo atado a la cabeza o con boina, y sujeta la cintura con vistoso ceñidor.
CONTINÚA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres