Blogia
García y Adell

Las “Corridas de Pollos” de Grañén. Homenaje a Valentín Rodellar (II)

Las “Corridas de Pollos” de Grañén. Homenaje a Valentín Rodellar (II)

Valentín Rodellar formó parte de la Selección Aragónesa que se clasificó en 2º lugar en el “XXIII Campeonato Nacional de Cross”, celebrado en Zaragoza en 1941

Publicado en la revista Flumen XXI, Nº 3 (Cuarto trimestre de 2000)

 Celedonio García Rodríguez y José Antonio Adell Castán

     Con el entusiasmo que se vivían las carreras pedestres no es de extrañar que Grañén fuera la población donde nacieran destacados corredores, entre ellos Eugenio Pérez y Valentín Rodellar. Ambos ganaron muchas carreras en los pueblos que participaron.

     Valentín, especialmente, se codeó con Dionisio Carreras, de Codo; con Bautista Peralta, de Sariñena; con los hermanos Dionisio y Vicente Magén, de Montañana; con el catalán Jaime Florensa, de Corbins; con Ignacio Latorre, de Santalecina, con José Ponz, de Almuniente; con Alfredo Conte, de Robres, entre otros.

     En los años veinte la prueba pasó a denominarse “carrera pedestre” y a los corredores se los premiaba con metálico. En 1926 los premios de la prueba eran de 100, 50 y 25 pesetas, para los tres primeros clasificados, respectivamente.

     En 1927, según el corresponsal de La Voz de Aragón, lo más sobresaliente de las fiestas profanas fueron las carreras pedestres que se celebraron los días 25 y 26, debido, principalmente, a la rivalidad entre el corredor Alfredo Conte, de Robres, y Eugenio Pérez, de la localidad.

     “Corríase sobre un circuito de 10 km. y tomaron parte el olímpico Dionisio Carreras, Vicente Magén, Alfredo Conte y Eugenio Pérez.

     Presentaba la pista un aspecto fantástico de animación extraordinaria convirtiéndola en un jardín de policroma belleza los innumerables racimos de mujeres hermosas.

     Las primeras vueltas fueron de tanteo, iniciándose luego una auténtica batalla, llevando la cabeza todos, alternativamente, hasta que se impuso la gran clase de Carreras que a los 5 km. imprimió un tren durísimo que obligó a abandonar a Magén. Continúa la emoción «in crescendo», pues los restantes corredores continúan en sus puestos, aunque se notan visibles muestras de agotamiento en Alfredo Conte, que se ve obligado a ceder y más tarde a retirarse cuando aún faltaban 2 km., llevándole el corredor local cien metros de ventaja. Decrece el interés, terminando la carrera un sprint de Carreras, que se aplaude. También se aplaude a Eugenio Pérez que se revela como un futuro as para próximas contiendas atléticas”.

     El día 25 se corrió un distancia de 10 km.; el primer clasificado fue Dionisio Carreras, que hizo el recorrido en 35 m. 10 s., y segundo, Eugenio Pérez, 35,40.

     El día 26, el recorrido fue de 6.600 m. El olímpico Carreras también acabó vencedor, en 18 m. y 30 s.; segundo Pérez, en 18 m. 40 s. y tercero, Vicente Magén, en 19 m.

     Terminada la corrida comenzaron los bailes a los acordes de las músicas de Barbastro y Ontiñena.

     En 1929 participaron en la carrera Eugenio Pérez y Valentín Rodellar, además de Bautista Peralta, de Sariñena, y José Ponz, de Almuniente. Dada la salida, el primero en tomar la cabeza fue el corredor de Almuniente, cobrando una ligera ventaja. La carrera de siete kilómetros se hizo emocionante desde el primer momento, debido al tren endiablado de Ponz. Hasta el final no se vieron claras las posiciones. Cuando Bautista, que tenía energías reservadas, intentó la escapada, pudo verse un duelo delirante entre los locales, que pugnaron por seguirlo. El primero en rezagarse fue Valentín y poco después Eugenio, llegando a meta por este orden. Los tres corredores recibieron los premios de 50, 30 y 20 pesetas otorgados para los vencedores.

     Al año siguiente volvió a ganar Dionisio Carreras, del Real Zaragoza, seguido de José Hernández, del Valencia F.C. y de Valentín Rodellar.

     En 1931 se celebró otra interesante carrera, en la que después de una reñidísima lucha resultaron vencedores, por el siguiente orden, Bautista Peralta, de Sariñena; el veterano Dionisio Carreras, del Real Zaragoza, y Jaime Florensa, del Barcelona F.C.

     En 1933 los premios anunciados eran de 100, 75 y 50 pesetas, para los tres primeros clasificados, respectivamente.

     Tras la guerra civil la prueba continuó disputándose con la participación de los mejores corredores aragoneses y catalanes (Pedro Sierra, Luis García, Alberto Murillo, Francisco Binaburo...).

     En los años cincuenta el Ayuntamiento de Grañén insertaba anuncios en la prensa, como el que recogemos a continuación, para atraer a los corredores: 

CARRERA PEDESTRE EN GRAÑÉN

     El día 25, a las seis de la tarde, gran carrera pedestre en la que se otorgarán los siguientes premios:

    Primero, 600 pesetas; segundo, 400; tercero, 200; cuarto, 100; quinto, 50, y sexto, 25.

    A la vez y en las vueltas que oportunamente se indicarán, se concederán valiosas primas.

     La retirada de Sierra y García, acabaría también con esta prueba, perdiéndose así una de las carreras pedestres más tradicionales de Aragón.  

CORRIDA DE BODAS

     Siguiendo una típica costumbre del Alto Aragón, en las bodas se disputaban las denominadas “corridas de bodas”, o  de la rosca, según observamos en la siguiente reseña de Grañén publicada en el diario zaragozano La Derecha (4 de noviembre de 1889):

     “Anteayer, a las nueve de la mañana, al salir de la iglesia parroquial de dicha localidad, donde habían contraído matrimonial enlace dos jóvenes de la misma, hubo, según costumbre en tales casos, dos corridas llamadas de rosca.

     En una de ellas salieron a disputar el premio dos vecinos, uno de 85 años y otro de 56; la distancia que habían de recorrer era de quinientos pasos, saliendo vencedor, con gran ventaja, el anciano de 85 años, a quien le fue adjudicada la rosca objeto de la carrera, llamando poderosamente la atención de todos el resultado, que acusa en un hombre de tan avanzada edad una resistencia y un vigor de que muchos jóvenes carecen.” 

CORRIDA DE SANTA ÁGUEDA

     El día en que las mujeres celebran la festividad de Santa Águeda se siguen celebrando las tradicionales “carreras de la rosca”. Las mujeres de la localidad corren por parejas una distancia corta (no llega a los 100 metros) y a la vencedora se la premia con un rosco, que luego reparte con su compañera.  

BREVE HISTORIAL DEPORTIVO DE VALENTÍN RODELLAR

1936:   3º en el “Campeonato de Aragón de Campo a Través”, como Independiente. 

1940:   Ficha por el Real Zaragoza.

            2º en el “Campeonato de Aragón de Campo a Través”.

            3º en la “X Vuelta a Zaragoza”.

            3º en el “Circuito de las Arboledas”. 

            3º en la “III Copa de Navidad”.

            19º en el “XXII Campeonato Nacional de Cross”, en Oviedo. 

            5º en la carrera “Sevilla-Dos Hermanas”, con motivo de la Feria de Sevilla. 

1941:   33º en el “XXIII Campeonato Nacional de Cross”, en Zaragoza. 

            La Federación Aragonesa se clasificó 2ª por equipos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres