Blogia
García y Adell

La fiesta la consideramos la raíz que nos une a los aragoneses"

La fiesta la consideramos la raíz que nos une a los aragoneses"

 

Diario del Altoaragón, 24 de Octubre de 2006 

Celedonio García y José Antonio Adell, durante su exposición. - PABLO SEGURA

*

***

FESTIVAL PERIFERIAS 2006

José Antonio Adell y Celedonio García resumieron ayer la historia festiva regional

Las conferencia sobre las “Fiestas tradicionales en Aragón” reunió ayer a dos de los investigadores más importantes de nuestra comunidad, José Antonio Adell y Celedonio García, que ofrecieron una explicación didáctica, acompañada por los dulzaineros Pepín Banzo y Eugenio Arnau, sobre el origen y evolución de las celebraciones en Aragón, vinculadas en su mayoría con las tradicionales carreras de pollos.

HUESCA.- La melodía de un toque de caballerías y el pregón de una corrida de pollos abrieron ayer la conferencia de José Antonio Adell y Celedonio García sobre las “Fiestas tradicionales de Aragón”, en el Centro Cultural del Matadero, dentro de la programación de Periferias. Estos dos investigadores, acompañados por los dulzaineros Pepín Banzo y Eugenio Arnau, recorrieron la historia de estas carreras populares, que se remontan hasta hace más de 400 años, mediante explicaciones didácticas ejemplificadas con diez melodías diferentes.

Con ellas quisieron hacernos reflexionar sobre por qué esta tradición sigue formando parte del patrimonio de Aragón y cómo la provincia de Huesca es la que mantiene las más importantes. Es tan fuerte el arraigo de estas pruebas, destacaba Adell, que hay pueblos abandonados en los que organizan anualmente una el día del patrón, con música y comida. “La fiesta la consideramos una raíz que nos une”, añade Adell. Además, resalta este investigador, estas carreras tienen un ambiente ritual exclusivo de Aragón y algún lugar de Cataluña, en el que están presentes al mismo tiempo “folklore, deporte y tradición”.

La música que se tocaba en Albalate del Arzobispo introducía la exposición sobre el origen de las carreras, las tradiciones que las rodean y los premios que se entregaban, que al comienzo eran estos animales y posteriormente fueron sustituidos por dinero. Luego siguió la melodía que sonaba en el pueblo zaragozano de Pozuel del Campo, que dio paso a la explicación del origen de las primeras carreras, muchas medievales, como las de la cuchara de Aínsa, relacionada con la Morisma. Siguieron lo sonidos de las pruebas de Maella, que dieron paso a las referencias a esta tradición que han introducido pintores y escritores, a las que acompañaron los ritmos de Estercuel.
Jara ARNAL

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres